Causas y remedios para el sangrado de encías

El sangrado en boca suele ser causado por infecciones como la gingivitis y la periodontitis.

¿Por qué me sangran las encías? Causas

La acumulación de la placa en boca produce, una gingivitis aguda que, a los pocos días se transforma en gingivitis crónica. Clínicamente se manifiesta por el enrojecimiento de la encía libre y sangrado y, en parte, de la insertada. Además, se observa una tumefacción variable de la encía y la formación de una bolsa gingival. De todos modos, no ocurre ninguna pérdida de la inserción ni de tejido óseo. El punteado desaparece en mayor o menor medida. La encía sangra fácilmente al roce (p. ej. al cepillarse los dientes) o tras sondar el odontólogo la bolsa. La gingivitis suele ser indolora. La gravedad de la gingivitis se relaciona directamente con la cantidad de placa acumulada. La gingivitis es una lesión completamente reversible.

La periodontitis del adulto, que aparece a partir de los 35 años, puede ser localizada en dientes aislados o generalizada, afectando toda la dentición. Clínicamente se manifiesta por bolsas periodontales, pérdidas de la inserción  y del tejido óseo,  y eritema y/o tumefacción de la encía, que sangra con frecuencia con el roce. En las fases mas avanzadas se observa también movilidad dental. Otra manifestación son las recesiones. La gravedad de la periodontitis del adulto se corresponde directamente con la acumulación de la placa y de los cálculos dentales. 

También podemos encontrar Periodontitis Incipientes o precoces como las siguientes:

-Periodontitis prepuberal

La periodontitis prepuberal se inicia con la erupción de los dientes temporales y suele afectar después los permanentes. Puede ser localizada o generalizada. El cuadro grave de la periodontitis prepuberal generalizada afecta, por regla general, a toda la dentición y se acompaña bastante a menudo de infecciones respiratorias y de otitis media junto con sangrado de encías. La forma localizada de la periodontitis prepuberal sigue una evolución menos fulminante que la generalizada y afecta un número menor de dientes. La pérdida ósea ocurre más lentamente.

-Periodontitis juvenil

Esta enfermedad ocurre durante la pubertad. Suele ser de carácter hereditario. 

La forma generalizada afecta, por lo general, toda la dentición. En la forma localizada se afectan típicamente los incisivos y primeros molares permanentes. Las manifestaciones clínicas gingivales suelen ser muy poco llamativas, aunque también se pueden observar encías enrojecidas y sangrado. Si se comparan las lesiones periodontales de los jóvenes con las del adulto, se observa una cantidad mínima de placa y cálculo dental en la periodontitis juvenil.

-Periodontitis rápidamente progresiva

La periodontitis rápidamente progresiva ocurre entre la pubertad y los 35 años de vida, y suele afectar toda la dentición. La gravedad de las lesiones se corresponde directamente con la acumulación de la placa y del cálculo dental. Este proceso se manifiesta por una destrucción rápida del hueso, sangrado y movilidad. 

También entre las periodontitis y gingivitis de causa sistémica, cabe destacar la Gingivitis Gravídica.

Los dientes, los tejidos de soporte-sostén y la mucosa oral pueden verse afectados por los cambios inducidos durante el embarazo, lo que hace necesario el cuidado bucodental en la mujer embarazada. Entre las alteraciones más frecuentes que se producen en la cavidad oral en la mujer embarazada cabe destacar la Gingivitis Gravídica.

  • Más frecuente en el segundo trimestre del embarazo, relacionada con mala higiene oral, dieta, respuesta inmune y alteraciones hormonales y vasculares. El aumento de estrógeno y progesterona produce vasodilatación capilar favoreciendo el exudado y la permeabilidad gingival. Puede aparecer una respuesta inflamatoria exagerada y sangrado. La placa bacteriana es el factor etiológico fundamental para la aparición de la gingivitis, asociada al incremento de la microvascularización y del metabolismo tisular. La alteración de la flora microbiana está estrechamente relacionada con el inicio de la enfermedad periodontal.
  • Los objetivos de un programa de salud bucodental en embarazadas son: motivar a las pacientes sobre la importancia del cuidado de su salud oral y la de su familia; fomentar hábitos higiénicos y dietéticos saludables; aplicar medidas preventivas específicas; detectar signos o síntomas indicativos de patología oral actual o futura; efectuar el tratamiento, al menos, de aquellos procesos que puedan ocasionar patología oral aguda durante el embarazo; y facilitar la información adecuada a los padres en cuanto a cuidados orales de su futuro hijo.
  • Las mujeres gestantes se captan a través de la consulta de la matrona, la enfermera o el médico de familia, quienes tras la primera visita remiten a la gestante a la consulta odontológica. Allí, se le proporcionarán los cuidados preventivos así como el tratamiento de la infección aguda, tan pronto como sea posible en el embarazo, con el fin de conseguir una boca sana
  • Es importante instruir a la madre sobre la importancia de los autocuidados relacionados con la higiene oral de su boca. Se le explicará qué puede observar en su boca y qué medidas debe tomar para mejorar la gingivitis y evitar que ésta se vea agravada por una reducción en los hábitos higiénicos.

En cuanto al  pronóstico general depende fundamentalmente del diagnóstico, gravedad  y distribución  de la enfermedad, así como de la higiene bucal  del enfermo. La periodontitis más frecuente del adulto se caracteriza por una progresión lenta y suele responder al tratamiento convencional. En cambio, en la periodontitis incipiente precoz, la progresión de las pérdidas de inserción y las óseas es muy rápida.

La mayoría de las periodontitis juveniles y rápidamente progresivas responden al tratamiento mecánico y antibiótico combinados.

Sin embargo, la respuesta de la periodontitis prepuberal a menudo es limitada. 

La calidad y cantidad del control de la placa supragingival  y la motivación del paciente ejercen una influencia trascendente sobre el resultado del tratamiento y se deben incorporar al pronóstico. La edad  del paciente y las pérdidas de inserción son datos que sirven para valorar la progresión  de las pérdidas de inserción hasta ese momento. 

Ante una pérdida de inserción similar, un enfermo anciano posiblemente muestra un pronóstico más favorable que otro joven. Sin embargo, la capacidad de regeneración de los enfermos jóvenes durante el tratamiento suele considerarse mayor que la de los ancianos.

En este lugar conviene recordar una vez más la importancia de las infecciones en la etiología de la gingivitis y periodontitis. 

Información . 

Antes de comenzar el tratamiento, hay que informar al enfermo sobre el tipo de patología que padece, sus causas y sus posibles secuelas. Además, debe comentarse de una manera exhaustiva el plan de tratamiento previsto para que el enfermo se pueda preparar adecuadamente. 

Durante la conversación se debe explicar, al paciente que padece una enfermedad infecciosa producida por bacterias, cuya evolución es crónica y puede determinar una movilidad o caída del diente si no se realiza tratamiento.

Además, se debe indicar al paciente que el tratamiento de la periodontitis se dirige contra las bacterias de la bolsa periodontal responsables de la lesión y del sangrado. 

Conviene que conozca que las bacterias patógenas para el periodonto vuelven a colonizar la bolsa periodontal a las 6 a 25 semanas después de la limpieza y se requiere un control regular  en intervalos trimestrales o semestrales.

En este mismo sentido, el paciente debe colaborar en el control de la placa supragingival para retrasar la nueva colonización por las bacterias.

Motivación.

  • El odontólogo y el enfermo deben realizar el tratamiento de prevención secundaria de las periodontitis de común acuerdo.
  • El odontólgo es responsable de explicar al enfermo el calendario terapéutico y de vigilar su ejecución. 
  • El paciente debe verificar los resultados del tratamiento, para que comprenda la importancia y la necesidad de su colaboración
  • El cumplimiento suele mejorar si el enfermo conoce los motivos del tratamiento

Instrucciones para evitar el sangrado de encías 

  • La higiene bucal adecuada (control mecánico de la placa supragingival) desempeña un papel esencial en la prevención.
  • La eliminación periódica de la placa supragingival previene la aparición de la gingivitis y el sangrado. 
  • Además, si se logra un control adecuado de la placa supragingival se retrasa el establecimiento de la placa subgingival después del tratamiento inicial.
  • Para elegir el método más idóneo para la limpieza dental diaria es necesario tener en cuenta la capacidad y la habilidad del enfermo. Los medios para la higiene bucal han de permitir que el paciente limpie con eficacia todas las superficies dentales.
  • Los cepillos dentales, con cerdas de nylon son mejores que los de cerdas naturales (p. ej., porcinas), porque el nylon posee propiedades más homogéneas y se mantiene constante en el tiempo. 
  • Los cepillos dentales de 4 hileras muestran una mayor superficie que los de 3 o 2 filas y resisten mejor a las fuerzas de compresión, sin doblarse. 
  • Para los adultos se recomiendan los cepillos dentales con cerdas de nylon blandas (aproximadamente 0,2 mm de diámetro y 10 mm de longitud), redondeadas y en 4 hileras. 
  • Para los niños se prefieren los cepillos dentales más pequeños con cerdas más delgadas (aproximadamente 0.1 mm de diámetro) y cortas (aproximadamente 9 mm de longitud). 
  • Los cepillos dentales se sustituirán en cuanto se doblen las cerdas, lo que ocurre, por regla general, al cabo de los 3 meses de su uso general.
  • La técnica de cepillado descrita por Bass (1954) se aconseja para la limpieza de las superficies dentales gingivales y del surco gingival.
  • Esta técnica se basa en angular las cerdas 45º con respecto al eje longitudinal del diente e introducirlas en el surco gingival, extrayendo la placa supragingival mediante movimientos continuos de vaivén.
  • Los cepillos dentales eléctricos  son también útiles. Algunos de los más recientes permiten limpiar la superficie dental supragingival con la misma eficacia que los cepillos dentales manuales y la seda dental.
  • Para la superficie interproximal se requiere, además, la seda dental,  los cepillos interdentales o los cepillos unipenacho (interproximales).  La seda dental resulta más idónea para los espacios interdentales estrechos. El efecto limpiador de la seda dental encerada o no encerada es el mismo.
  • Algunos cepillos eléctricos y los cepillos interdentales penetran en la bolsa periodontal hasta una profundidad de 0,5-1,4 mm; en la práctica su efecto limpiador se restringe prácticamente a la superficie dental supragingival.
  • El efecto abrasivo de las distintas pastas dentífricas es muy variable. La pasta refuerza el efecto limpiador del cepillo. Si se utilizan pastas muy abrasivas sobre recesiones gingivales, pueden aparecer defectos del área radicular expuesta. 
  • Las pastas dentífricas también reducen el inicio de la placa, los cálculos dentales, la caries o la sensibilidad de las raíces expuestas.
  • Entre estas sustancias, el flúor es el que mayor predicamento tiene en la profilaxis de las caries.
  • Los antimicrobianos triclosán y citrato de cinc, que se incorporan a las pastas dentífricas, pueden reducir el inicio de la gingivitis. 
  • En general se recomienda limpiar los dientes, como mínimo, dos veces al día y los espacios interproximaies con seda dental, una vez al día. La eficacia de la higiene dental resulta decisiva para la conservación de la salud periodontal.
  • La aplicación rigurosa de los medios de higiene bucal puede producir un traumatismo periodontal. 
  • La aplicación de irrigadores (una vez al día), además de la higiene bucal normal, mejora significativamente la salud gingival, pero no contribuye a la eliminación de la placa ni a evitar el sangrado.

Raspado y alisado de la raíz. 

Son esenciales para tratar las periodontitis y el sangrado. El objetivo inmediato del raspado y alisado de la raíz es procurar una superficie dental y radicular más limpia, lisa y dura. El objetivo a largo plazo es la recuperación y/o mantenimiento de la salud periodontal, así como la preservación del nivel de inserción y sangrado.

Durante el raspado supragingival se eliminan la placa y los cálculos dentales coronales al margen gingival, y durante el raspado subgingival, la placa y los cálculos dentales apicales al margen gingival. El raspado supra y subgingival se deben realizar en la misma sesión con el fin de eliminar todos los posibles cálculos.

Ultrasonidos. Son instrumentos impulsados por aire comprimido o eléctricos, con los que se elimina la placa, el cálculo dental y las tinciones dentales exógenas. 

Raspado y alisado de la raíz con instrumentos manuales. Resulta inevitable. 

Los instrumentos manuales ofrecen un acabado más liso y con menos endotoxinas de la superficie radicular que los sónicos o ultrasónicos.

La combinación de los instrumentos sónicos o ultrasónicos, seguida de los manuales, se ha asociado a la máxima eficacia en clínica para la periodontitis y el sangrado.

En el momento actual no existe ninguna norma reconocida para tratar la periodontitis prepuberal. 

El raspado y alisado de la raíz a intervalos regulares, apoyado con el control químico de la placa supragingival, constituyen claramente el tratamiento de elección. No deben utilizarse los antibióticos que estén contraindicados en los niños.

Respecto a la periodontitis juvenil, la eliminación de la bacteria probablemente responsable de la periodontitis juvenil, es esencial para que el tratamiento resulte satisfactorio.

Las bacterias del tejido gingival son a veces responsables de la reinfección de la bolsa periodontal.

Se recomienda a menudo el tratamiento sistémico adicional con antibiótico.

La tetraciclina es el antibiótico más investigado en el tratamiento de la periodontitis y el sangrado. Se trata del antibiótico de primera elección.

Los defectos óeos verticales de los pacientes con periodontitis se pueden rellenar con aloinjertos óseos con excelentes resultados, como en los enfermos con periodontitis del adulto.

El tratamiento de la periodontitis rápidamente progresiva se corresponde con el de la periodontitis del adulto. En la mayoría de los casos es necesaria la cirugía con colgajo. Dada la elevada progresión de la enfermedad, es fundamental proceder a una revisión a fondo.

Si, a pesar del tratamiento de mantenimiento regular, se observa una periodontitis refractaria, deben darse antibióticos por vía sistémica y el control químico de apoyo de la placa supragingival.

No Comments

Post A Comment

Pide cita